Neutrófilos bajos y linfocitos altos opiniones

Índice
  1. Neutrófilos bajos linfocitos altos en el niño
    1. Significado de neutrófilos bajos, linfocitos altos
    2. ¿Por qué los neutrófilos son altos y los linfocitos bajos?
    3. Neutrófilos altos Linfocitos bajos Infección bacteriana

Neutrófilos bajos linfocitos altos en el niño

El síndrome de distrés respiratorio agudo (SDRA) es la principal causa de mortalidad elevada en las unidades de cuidados intensivos (UCI) de todo el mundo y afecta a millones de personas al año (1). Los conocimientos sobre las encuestas epidemiológicas del SDRA en China han sido limitados. Las encuestas epidemiológicas realizadas en Pekín, Shanghai, Chongqing y otras ciudades regionales revelaron que la mortalidad por SDRA entre los pacientes de UCI en China es variable (22-100%) (2). Aunque se han procesado avances recientes en los modelos de cuidados intensivos (3-4), la mortalidad sigue siendo elevada (1). Por lo tanto, el SDRA sigue siendo un reto para la medicina de cuidados críticos.

Un marcador pronóstico para el SDRA es especialmente importante dada la ausencia de estrategias de tratamiento eficaces aparte de la ventilación con volúmenes tidales pequeños. Las puntuaciones APACHE II (Acute Physiology and Chronic Health Evaluation II) y SAPS (Simplified Acute Physiology Score) se han utilizado para evaluar el pronóstico de los pacientes críticos (5). Sin embargo, estas puntuaciones no son específicas del SDRA. Zhang et al. (6) establecieron un modelo para predecir el riesgo en pacientes con SDRA. Sin embargo, la aplicación de este modelo requiere muchas variables y fórmulas complejas, y la obtención de la información necesaria no es conveniente. Villar et al. (7) crearon una puntuación a pie de cama para el SDRA denominada APPC, utilizada sólo en pacientes con SDRA moderado/grave con ventilación de mecanismo protector. Además, se han realizado varios estudios para analizar biomarcadores en pacientes con SDRA (8-11). Sin embargo, la mayoría de los estudios actuales de biomarcadores requieren muestras biológicas especiales de los pacientes, un grupo específico de pacientes y la integración con otros datos clínicos. Así pues, la complejidad y heterogeneidad de la enfermedad hacen que esta evaluación suponga un gran reto.

Significado de neutrófilos bajos, linfocitos altos

El Dr. Doru Paul es especialista en oncología médica, hematología y medicina interna. Es profesor asociado de medicina clínica en el Weill Cornell Medical College y médico adjunto del Departamento de Hematología y Oncología del New York Presbyterian Weill Cornell Medical Center.

Los neutrófilos y los linfocitos son tipos de glóbulos blancos que desempeñan un papel fundamental en la protección del organismo frente a las infecciones, entre otras funciones. Los glóbulos blancos son un componente clave de la respuesta del organismo al estrés físico y coordinan el proceso conocido como inflamación.

Los neutrófilos son los primeros en responder a la inflamación, llegan rápidamente al lugar y se ponen manos a la obra en un proceso conocido como inmunidad innata. Los linfocitos tienen una respuesta más lenta, pero importante, a la inflamación y suelen llegar después que los neutrófilos como parte de la respuesta inmunitaria adaptativa.

El NLR funciona basándose en el conocimiento de que el aumento de los niveles de hormonas del estrés producidas por el organismo hará que aumenten los niveles de neutrófilos y disminuyan los de linfocitos. En consecuencia, este índice puede ser un marcador que refleje los niveles de estrés que experimenta el organismo durante una enfermedad aguda.

¿Por qué los neutrófilos son altos y los linfocitos bajos?

En los últimos cinco años, la relación neutrófilos/linfocitos (NLR, por sus siglas en inglés) ha recibido cada vez más atención en muchos campos de la medicina. Actualmente, hay 2.230 publicaciones al respecto en PubMed, la mayoría de los últimos años. Este artículo tratará de crear un marco para entender este ratio.

El NLR es simplemente el número de neutrófilos dividido por el número de linfocitos. Bajo estrés fisiológico, el número de neutrófilos aumenta, mientras que el número de linfocitos disminuye. El NLR combina ambos cambios, por lo que es más sensible que cualquiera de ellos por separado:

El cortisol endógeno y las catecolaminas pueden ser los principales impulsores del NLR. Se sabe que el aumento de los niveles de cortisol incrementa el recuento de neutrófilos al tiempo que disminuye el de linfocitos.1 Asimismo, las catecolaminas endógenas (por ejemplo, la epinefrina) pueden causar leucocitosis y linfopenia.2 También es probable que intervengan las citocinas y otras hormonas.

El NLR aumenta rápidamente tras un estrés fisiológico agudo (<6 horas).3 Este rápido tiempo de respuesta puede hacer que el NLR sea un mejor reflejo del estrés agudo que los análisis que tardan más en responder (por ejemplo, el recuento de glóbulos blancos o la bandemia).4

Neutrófilos altos Linfocitos bajos Infección bacteriana

Los basófilos son un tipo específico de glóbulos blancos. Estas células se tiñen fácilmente con colorantes básicos (de ahí su nombre). Observe los granos oscuros en el interior del líquido celular (citoplasma) de este basófilo. Los basófilos constituyen sólo una pequeña parte del número de glóbulos blancos, pero son partes importantes de la respuesta inmunitaria del organismo. Liberan histamina y otras sustancias químicas que actúan sobre los vasos sanguíneos cuando se desencadena la respuesta inmunitaria.

La sangre transporta oxígeno y nutrientes a los tejidos corporales y devuelve los desechos y el dióxido de carbono. La sangre distribuye casi todo lo que se transporta de una zona a otra del organismo. Por ejemplo, la sangre transporta las hormonas de los órganos endocrinos a sus órganos y tejidos diana. La sangre ayuda a mantener la temperatura corporal y los niveles normales de pH en los tejidos corporales. Las funciones protectoras de la sangre incluyen la formación de coágulos y la prevención de infecciones.

El recuento de glóbulos blancos mide dos componentes: el número total de glóbulos blancos (leucocitos) y el recuento diferencial. El recuento diferencial mide los porcentajes de cada tipo de leucocito presente. Los glóbulos blancos se componen de granulocitos (neutrófilos, eosinófilos y basófilos) y no granulocitos (linfocitos y monocitos). Los glóbulos blancos son un componente fundamental del sistema inmunitario del organismo. Las indicaciones para un recuento de glóbulos blancos incluyen enfermedades infecciosas e inflamatorias; leucemia y linfoma; y trastornos de la médula ósea.

Subir